Don Gustavo Winter

Gustav Winter nació en 1893, en Zastler, en la Selva Negra alemana, cerca de Friburgo.

Durante la Primera Guerra Mundial permaneció en el extranjero, en Argentina e Inglaterra, entre otros países.

En 1915 Gustav Winter vino a España, procedente de Inglaterra. Una vez ahí, terminó su formación técnica y empezó a trabajar en diversos proyectos técnicos en España.

En el año 1928, Winter levantó la central eléctrica CÍCER en Las Palmas de Gran Canaria, inaugurada en octubre de 1928, después de una fase de construcción muy breve. Una obra maestra de ingeniería alemana. Durante su actividad profesional en Gran Canaria, Gustav Winter visitó también las islas de Lanzarote y Fuerteventura y quedó fascinado por la naturaleza virgen y la belleza de la Península de Jandía.

Durante el año 1937, a Winter se le presentó la oportunidad de arrendar Jandía y empezó a planificar su industrialización. En primer lugar, la planificación ideada por Winter preveía la construcción de dos fábricas en Jandía, empezando por una fábrica de cemento y, una vez construida esa, proyectaba instalar una fábrica de pescado. Debido al estallido de la guerra, ambos proyectos nunca se llegaron a llevar a cabo. En la ciudad de Burgos Winter firmó un contrato de arrendamiento con los herederos del Conde de Santa Coloma para la totalidad de la Península de Jandía; el mismo año se dirigió a Berlín con el fin de conseguir las subvenciones necesarias para su proyecto de Hermann Göring. Un poco más tarde, entre julio y agosto de 1938, llegó a bordo del buque “Richard Ohlrogge” acompañado por una pequeña expedición de especialistas a Fuerteventura para explorar la zona, tomar fotografías y elaborar mapas. Empezaban a circular los primeros rumores acerca de la creación de una base secreta para submarinos en la Isla de Fuerteventura.

Desde 1940 hasta 1944 Winter estuvo trabajando para un astillero de la Marina de Guerra alemana en Francia. Entretanto, la Península de Jandía fue separada del resto de la Isla de Fuerteventura mediante una valla y su único acceso fue guarnecido con una puerta y un guardia armado.

El 23 de octubre de 1940 tuvo lugar una reunión entre Adolf Hitler y Francisco Franco. Hitler se mostró interesado en construir una base militar en las Islas Canarias, pero Franco no accedió al no cumplirse sus expectativas.

Entre marzo y julio de 1941, como está comprobado, se realizaron seis abastecimientos a submarinos alemanes (U-124, U-105, U-106, U-123, U-69, U-103) mediante el buque Corrientes en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria.

En 1941, un notario en Madrid ratificó un contrato de compraventa para la Península de Jandía. Tres españoles de la sociedad denominada “Dehesa de Jandía S.A.” se convirtieron en los nuevos propietarios, el nombre del administrador era: Gustav Winter.

El día 6 de abril de 1943, el U-167 fue bombardeado en aguas canarias por aviones británicos. Gracias a un último esfuerzo, la tripulación llegó al sur de Gran Canaria, donde el submarino fue abandonado y hundido por la tripulación tras previa orden del capitán.

En 1945 Gustav Winter y Elisabeth Althaus se conocieron en Madrid.

A partir de 1946 fue construida por presos del Campo de concentración de Tefía la carretera de acceso a Cofete.

En 1948 Gustav Winter y Elisabeth Althaus se trasladaron a las Islas Canarias. Gustav Winter instaló un cultivo de tomates en Casas de Jorós, mandó abrir pozos e intentó reforestar el macizo de Jandía.

Hacia 1950 hubo durante varios días voladuras en la Península de Jandía. Surgió, tras haber sido autorizada su ampliación, la Villa Winter tal y como la conocemos hoy en día.

En 1962 la sociedad Dehesa de Jandía S.A. cedió la totalidad de la Península de Jandía a Gustav Winter, en concepto de compensación para su desarrollo y la creación de la infraestructura.

En una entrevista realizada por la revista Stern en 1971, Winter afirmó haber construido la Villa a finales de 1958. Gustav Winter fallecería el mismo año de 1971 a la edad de 78 años en Las Palmas de Gran Canaria.

En 1985 tuvieron lugar reformas en la Villa realizadas por los herederos. Hasta principios de la década de los 90 un servicio de seguridad privado protegía la casa de los curiosos. Desde 1996 la Villa pertenece a la constructora Lopesan S.A. de Gran Canaria.

El libro WINTER – EL MITO – La verdad sobre el ingeniero alemán Gustav Oskar Winter saldrá a la luz en sus ediciones respectivas en español, alemán e inglés en septiembre del 2018. Ilustrado con una gran cantidad de figuras, mapas y fotografías desvelará el secreto de la leyenda sobre Gustav Winter en Fuerteventura …